miércoles, 23 de mayo de 2007

Tropinota squalida

Taxonomía
Clase: Insecta.
Subclase: Pterygota.
Orden: Coleoptera.
Suborden: Polyphaga.
Infraorden: Scarabaeiformia.
Superfamilia: Scarabaeoidea.
Familia: Scarabaeidae.
Subfamilia: Cetoniinae.

La tropinota squalida es un insecto del orden d
e los coleopteros , familia de los scarabaeidae y de la subfamilia de las cetoniidae.

Los adultos alcanzan los 11-12 milímetros de envergadura y se alimentan de diferentes cultivos como la vid (polifagia), por lo que pueden llegar a constituir una plaga.
Las larvas se nutren de estiércol y vegetales en descomposición.
Pasa el invierno oculta ba
jo tierra y reanuda su actividad en primavera, cuando las temperaturas superan los quince grados.
El romero en flor era el posadero en el que reposaba esta tropinota cuando la fotografié a finales de abril de 2007.


jueves, 17 de mayo de 2007

Las hormigas, unos himenopteros de la familia de los formicidae

Taxonomía
Clase: Insecta.
Subclase: Pterygota.
Orden: Hymenoptera.
Suborden: Apocrita.
Superfamilia: Vespoidea.
Familia: Formicidae.

Aquella mañana, como todas las mañanas, los miembros de la comunidad iniciaron sus tareas con la premura y diligencia de siempre.
Quienes tenían la responsabilidad del rebaño se ocuparon de asear al ganado, de su ordeño y de asegurarse que no corriera riesgos innecesarios; los encargados de las labores agrícolas realizaron la siembra del grano en los terrenos próximos a la colonia habilitados para tal fin o fueron colocando sucesivas capas de hojas secas en las que habría de desarrollarse la producción de hongos.
Los responsables de las tareas domésticas ventilaron las diferentes salas del edificio, alimentaron a los pequeños y se deshicieron de los desperdicios acumulados durante la jornada anterior.
Todo parecía funcionar conforme a lo previsto cuando, de repente, una gran tromba de agua anegó todas las habitaciones sembrando el caos en el vecindario.
Rápidamente, todos los individuos que se encontraban en ese momento en el interior se afanaron en la tarea de poner a salvo a los más pequeños y los alimentos.
Desgraciadamente, para agravar más la situación, les aguardaba en el exterior un aguerrido ejército llegado de tierras lejanas que esperaba obtener ventaja de la confusión reinante en la colonia.
Tras una cruenta batalla, en la que los defensores se batieron con saña, el ejército agresor, víctima de una vergonzante derrota, pudo ser expulsado de sus dominios.
En unos días, la tranquilidad y el orden se había restablecido nuevamente en la comunidad.
Este es el relato de lo que pueden estar viviendo en este mismo instante unas diminutas criaturas que pueblan el planeta desde hace más de ciento cuarenta millones de años y que reproducen parámetros de conductas sociales similares a las de los humanos: las hormigas.
Descendientes de las avispas, estos insectos, al igual que las abejas, pertenecen al orden de los himenopteros. Pertenecen a la familia de los formicidae y se integran en colonias constituidas por una reina, responsable de la perpetuación del grupo, machos alados que se ocupan de la fecundación de aquella y un sin número de obreras que realizan todas las labores de intendencia de la comunidad: cuidado de las larvas, limpieza del hormiguero, recolección de alimentos, defensa de la comunidad, etc.
Es tal su nivel de desarrollo social que han sido capaces de crear una dependencia mutua con los pulgones (simbiosis), de los que obtienen el jugo azucarado que segregan a cambio de prestarles protección y ocuparse de su limpieza.
Realizan "tareas agrícolas", como la producción de hongos o la siembra de las semillas que recogen y se comunican entre sí a través de feromonas. Así, cuando una hormiga localiza una fuente de alimento regresa a la colonia dejando a su paso este rastro químico. Ya en la comunidad, regurgita una parte del alimento invitando de este modo a sus compañeras a seguir el rastro.
Las obreras a su vez pueden ser menores, medianas y mayores. Estas últimas suelen estar en posesión de una abultada cabeza, dotada de poderosas mandíbulas con las que se enfrentan a sus enemigos en encarnizadas batallas.Después de haber leído esto ¿se atrevería alguien a afirmar que estos minúsculos seres son muy diferentes de nosotros?En la siguiente imagen pueden apreciarse capullos de ninfa de hormiga puestos a secar en el exterior del hormiguero, después de que este se haya visto inundado tras unas fuertes lluvias.

martes, 15 de mayo de 2007

Melitaea phoebe

Taxonomía
Clase: Insecta.
Subclase: Pterygota.

Orden: Lepidópteros.

Familia: Nymphalidae.

Genero: Melitaea
Especie: Melitaea Phoebe.

Este lepidóptero, de la familia de las Nymphalidae, es una melitaea phoebe.

Es una mariposa diurna de tamaño pequeño/medio y hermosos colores anaranjados y blancos cenizos.
Relativamente confiada, no es excesivamente difícil obtener imágenes de esta princesa. Si no se la acosa, no suele recelar de la presencia humana, aunque lógicamente resulta mucho más fácil su contemplación durante las primeras horas de la mañana y al atardecer.No resulta fácil la identificación de las melitaeas, por su asombroso parecido entre sí. La phoebe se diferencia de otras mariposas de su género por la diferencia de tamaño que hay en la media luna invertida de la V3 marginal de las alas anteriores, que es muy alargada y considerablemente mayor que el resto de las de su fila.Estas instantáneas las tomé en el Santuario de la Misericordia, situado en el somontano del Moncayo, a una altitud de 600/700 metros.