Entradas

LA CONDESA DE BURETA

Imagen
María de la Consolación Azlor, conocida como Condesa de Bureta, fue una de las heroínas que más se distinguió en la lucha por la defensa de Zaragoza, durante la invasión napoleónica. Hija del regidor de Gerona, nace en dicha ciudad en 12 de mayo de 1775. Cuando su padre es nombrado Virrey Navarra, en 1780, la familia se traslada a Pamplona, localidad en la que Consuelo pasa su infancia. Al fallecer su progenitor en 1787, su madre se muda a Zaragoza, llevando consigo a Consolación y a su hermana Pilar. A los 19 años, contrae matrimonio, en la iglesia de San Felipe, con Juan Crisóstomo López Fernández de Heredia, futuro heredero del condado de Bureta y barón de Salillas. Once años después, el ya VI conde de Bureta fallece, dejando a Consolación viuda y con dos hijos por criar: Mariano de los Dolores, de casi siete años de edad, y María de los Dolores, de año y medio. Poco después, se enamora de Pedro María Ric, Barón de Valdeolivos. Destacado jurista, se ocupa de algunos asuntos legales

EL BOMBARDEO DE LA BASÍLICA DEL PILAR DE ZARAGOZA.

Imagen
  En la madrugada del 3 de agosto de 1936, dieciséis días después del inicio de la guerra civil, un trimotor Fokker FVII, de las Líneas Aéreas Postales Españolas, con base en el aeropuerto del Prat de Barcelona y readaptado para uso militar, sobrevuela cielo zaragozano. El avión circunvala varias veces el entorno de la Basílica del Pilar antes de dejar caer cuatro bombas que no llegarán a explosionar. La primera se estrella contra el pavimento de la plaza, a escasos diez metros de la fachada principal de la catedral. Otras dos impactan sobre la cubierta de la Basílica. Una, sobre el mural pintado por Francisco de Goya “La Adoración del nombre de Dios”, que adorna majestuoso la bóveda del coreto; la otra, alcanza el nervio de la bóveda de descarga de la cúpula de la Santa Capilla. La cuarta, cuyo probable objetivo fallido es el puente de Piedra, desaparece bajo las aguas del río Ebro. Dada la relevancia que el monumento tiene en el imaginario colectivo de la sociedad española en genera

EL EDIFICIO DE JOAQUÍN COSTA NÚMERO 3, DE ZARAGOZA.

Imagen
Concluida la Exposición Hispano Francesa de 1908, cuyo eje central se encuentra en la actual Plaza de los Sitios, se plantea la comunicación urbanística de ese emplazamiento con la actual plaza de Santa Engracia, para lo cual se traza la calle Joaquín Costa. En 1927 concluyen las obras del edificio identificado en la actualidad con el número 3, construido según proyecto redactado por el arquitecto Pedro Cendoya Oscoz, por encargo del General Santiago Sainz Mendivil. En el edificio, de estilo ecléctico, coexisten el revoco y el ladrillo caravista, haciendo chaflán la parte más emblemática del mismo con las calles Joaquín Costa e Isaac Peral. La parte más elevada del inmueble marca el eje de simetría del mismo, concluyendo en un elegante torreón. Muy significativa resulta la carpintería de caoba procedente de Cuba que adorna el zaguán y la caja de escalera, que trata de recrear un lenguaje neorrenacentista o nemanierista. FUENTES: https://www.zaragoza.es/pgou/edih/cos... FOTOGRAFÍAS AN

CALLE JOAQUÍN COSTA, 9 Y 12, DE ZARAGOZA. AQUÍ VIVIERON FRANCISCO FRANCO Y PEDRO RAMÓN Y CAJAL.

Imagen
  En el año 1896 el ayuntamiento de Zaragoza adquiere la denominada Huerta de Santa Engracia, que es una amplia extensión de terreno que se extiende desde Santa Engracia hasta las calles Escar y San Miguel y los paseos de la Mina y de la Constitución. Este espacio sufrirá una importante transformación por cuanto sobre el se levanta el espacio que aloja la Exposición Hispano Francesa de 1908. Concluida la misma, se hace necesario comunicar la zona con el resto de la Zaragoza urbana, trazándose para tal fin la calle Joaquín Costa, en la que se instala una parte de la sociedad acomodada de la época. En el año 1912, por encargo de don Pedro Ramón y Cajal, el arquitecto Miguel Àngel Navarro Pérez redacta el proyecto del inmueble ubicado hoy en el número 12 de la calle Costa, concluyéndose las obras en 1914. El hermano de Santiago Ramón y Cajal tiene el propósito de instalar a toda su familia en dicho inmueble, diseñado conforme a la corriente ecléctica, predominante en ese momento. Pedro, d

EL EXPOLIO DEL MONASTERIO DE SIJENA: QUEMA Y TRASLADO DE LOS FRESCOS DE LA SALA CAPITULAR A BARCELONA.

Imagen
  En el verano de 1936 llegan a la localidad de Villanueva de Sijena, procedentes de Barcelona, unos milicianos de la columna Durruti, integrantes del vinculado al Govern Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña. Allí prenden fuego al monasterio de Sijena, declarado monumento nacional. El incendio dura varios días. Es tal el daño causado que, según consignan algunos historiadores, cuando Durruti llega a la localidad ordena clausurar el recinto y someterlo a vigilancia, tratando de evitar que se tomen fotografías que podrían hacer más daño a la república que “todos los cañones de los fascistas juntos”. Las autoridades catalanas de la época atribuyen el atentando cultural a anarquistas originarios de zonas miserables de Murcia y Almería, a los que se opusieron los catalanes de origen, encabezados por la Generalidad. En definitiva, el daño fue causado por “malos catalanes y chusma charnega y anarquista”. El monasterio se funda en 1188 por la reina Sancha de Castilla, mujer

PASEO MARÍA AGUSTÍN, 40: TESTIMONIO DE LA BATALLA DE LAS HERAS.

Imagen
En el mes de diciembre de 2020 los medios de comunicación zaragozanos comienzan a dedicarle artículos a un muro de ladrillo, con la puerta y las ventanas tapiadas, que se encuentra en el número 40 del paseo María Agustín. Según denuncian destacados historiadores y asociaciones defensoras del patrimonio y de la cultura aragonesa, la próxima construcción de viviendas en el solar que se oculta tras ese muro, pone en riesgo uno de los más significativos testimonios de los inicios de la edad contemporánea zaragozana. Pero en realidad, pocos zaragozanos conocen el valor de esa humilde tapia, que en su día formó parte del cuartel de caballería del Tinglado, construido en 1775, y que posteriormente recibirá el nombre de cuartel de caballería “El Cid”. Para conocer su historia, hay que retrotraerse a la mañana del 15 de junio de 1808, cuando las tropas francesas, mandadas por el general Lefebvre, llegan ante las frágiles murallas de la ciudad y deciden iniciar el ataque por las puerta del Car