miércoles, 13 de febrero de 2008

Columba palumbus (Paloma torcaz)

Taxonomia
Orden: Columbiformes
Familia: Columbidae
Subfamilia: Columbinae
Género: Columba

Fisonomía
De tamaño superior a los cuarenta centímetros, setenta y cinco centímetros de envergadura y unos 500 gramos de peso, la paloma torcaz, la mayor de las aves de este género que habitan en Europa, presenta un plumaje gris azulón, con una mancha blanca en los contornos exteriores alares, una franja oscura en el tercio final de la cola y un llamativo rojo cobrizo en el pecho. La cabeza es de tamaño relativamente pequeño en relación con el volumen corporal, destacando las tonalidades naranjas del pico y las patas carmesí. La mancha blanca del cuello, a modo de collar, es la que le da nombre, ya que el término latino "torques" significa "collar".

Habitat
En España hay una población permanente no excesivamente abundante. El problema serio se plantea cuando a partir del otoño millones de ejemplares originarios del norte y del centro de Europa atraviesan los Pirineos para instalarse en España hasta febrero/marzo, en que retornan a sus lugares de origen.La zona de monte y el soto de ribera son territorios favorables para su emplazamiento.
Al igual que otras especies de su género, la columba palumbus ha encontrado un entorno favorable en las ciudades, en donde se está expandiendo de manera notable, llegando a constituir en ocasiones una auténtica plaga.
A través de las heces puede transmitir al ser humano enfermedades del aparato respiratorio, salmonelósis, clamidiasis, ornitosis e histoplasmosis. Un parásito demoninado microsporidia puede ocasionar diarreas, hepatitis, encefalitis y sinusitis.
En su entorno natural están en proceso de expansión a lo que contribuye la disminución de sus depredadores naturales (rapaces y raposos).
Están sometidas a presión cinegética.

Alimentación
Sus hábitos alimenticios resultan nocivos para la agricultura ya que se nutren de cereal, bellota, semillas, piñones y frutos silvestres, sin despreciar los pequeños invertebrados. Necesita beber con frecuencia, debido a su dieta seca.

Reproducción
El celo se inicia en el mes de marzo. El palomo trata de llamar la atención de la hembra iniciando desde la copa del árbol un vuelo ascendente para dejarse caer a continuación en un súbito planeo.
En el suelo, se coloca detrás de la paloma, a la que sigue marcando pequeños saltos al tiempo que despliega la cola.
El nido, apenas una superficie plana hecha de ramas secas, lo levanta en los árboles, normalmente en las copas de los pinos, si bien también puede construirlo en matorrales o hiedras o en edificios, cuando se desenvuelve en entornos urbanos.
La puesta se realiza de abril a julio, ocupándose de la incubación la pareja: la hembra por la tarde/noche y el macho el resto del día. Si se sienten en peligro pueden abandonar la puesta y realizar una segunda en un lugar seguro y protegido. Puede realizar hasta tres puestas al año de dos huevos cada una.
La incubación, que recae en la pareja, dura de quince a dieciocho días y los pollos, que se alimentan de la leche del buche paterno y de semillas, abandonan el nido a partir de los veinte días.

1 comentario:

  1. Fotos nuevas! Ya era hora!
    Y dices que la población de palomas en España no es excesivamente abundante... Pues deben de estar todas en mi casa!
    Un besico

    ResponderEliminar