martes, 22 de junio de 2010

Aquila adalberti (Aguila imperial iberica)


Taxonomia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Infrafilo: Gnathostomata
Clase: Aves
Subclase: Passerae
Superorden: Ciconiimorphae
Orden: Falconiformes
Suborden: Accipitri
Superfamilia: Accipitroidea
Familia: Accipitridae
Genero: Aquila
Especie: A. adalberti
Nombre binomial: Aquila adalberti
Nombre comun: Aguila imperial ibérica

Especie endémica de la Península Ibérica, aunque se sabe de la existencia de ejemplares en África, estuvo no hace muchas décadas en serio riesgo de extinción, si bien en la actualidad presenta una leve recuperación, estimándose en algo menos de cuatrocientos el número de ejemplares adultos que sobrevuelan los cielos de Extremadura y Sistema Central fundamentalmente.
A pesar del aumento del número de ejemplares, todavía no se está en condiciones de afirmar que el futuro del Aguila imperial ibérica esté asegurado.
Considerada en el pasado una subespecie del águila imperial (aquila heliaca), se ha podido concluir que se trata de una especie singular, siendo, a diferencia de aquella, sedentaria.
Su envergadura sobrepasa los dos metros y la longitud está por encima de los ochenta centímetros. Puede llegar a alcanzar los cuatro kilos de peso. El plumaje de los adultos es de un intenso color negro; en los ejemplares inmaduros la coloración es marrón.
Su principal fuente nutricia está constituida por los conejos, aproximadamente el 50 por 100 de su dieta, sin despreciar roedores, otras aves, raposas, etc.
La primavera es la época reproductiva. La puesta está constituida por unos cuatro o cinco huevos, que se incuban durante unas seis semanas. Los pollos emprenden los primeros vuelos a los dos meses y medio aunque necesitarán cuatro para independizarse de sus progéneres.
Sus principales enemigos son los venenos utilizados el hombre para proteger sus cotos de caza y zonas de cultivo, los tendidos eléctricos y el abatimiento por disparos de desalmados.
El ejemplar que se muestra en la fotografía es un pollo de tres años. Desgraciadamente, todavía no se ha conseguido la reproducción de la especie en cautividad, lo que permitiría asegurar un futuro mas prometedor.
La imagen se corresponde con un ejemplar de aguila del Centro de recuperación de fauna "Los Hornos", de Extremadura, al que se le ha añadido un fondo celeste distinto al original.

2 comentarios:

  1. Impresionante imagen. Realmente bella. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. ...por aquí, también se ha visto alguna, hasta buitres negros, que es difícil de verlos, pero en Monegros están.
    La foto muy buena, y con ese fondo gana mucho.
    saludos.

    ResponderEliminar