martes, 22 de febrero de 2011

Formica sp


Taxonomia
Filo: Arthropoda
Subfilo: Hexapoda
Clase: Insecta
Orden: Hymenoptera
Suborden: Apocrita
Superfamilia: Vespoidea
Familia: Formicidae
Subfamilia: Formicinae
Genero: Formica
Especie: Formica sp.

Son veinticuatro, a saber, las especies de hormigas del género formica presentes en la Península Ibérica:
- Bruni
- Cinerea
- Cunicularia
- Decipiens
- Dusmeti
- Exsecta
- Foreli
- Frontalis
- Fusca
- Gagates
- Gerardi
- Lemani
- Lugubris
- Paralugubris
- Picea
- Polyctena
- Pratensis
- Pressilabris
- Pyrenaea
- Rufa
- Rufibarbis
- Sanguinea
- Selysi
- Subrufa
Se calcula que hay cerca de trescientas especies del género en todo el planeta. Se alimentan de pequeños artrópodos y de los dulces jugos que obtienen de los pulgones.
Sus hábitos depredadores las hace dignas de aprecio por parte del ser humano, ya que contribuyen a exterminar las plagas de insectos, arácnidos, etc. que perjudican las masas arbóreas y los cultivos.
Las especies del género formica, al igual que otros formicidos, establecen relaciones simbióticas o mirmecofílicas con mariposas de la familia lycaenidae. Así, las hormigas se ocupan del cuidado de los huevos y larvas de las mariposas, protegiéndolos frente a posibles agresiones parasitarias; a cambio obtienen las azucaradas secreciones de las orugas.
Según señala Felipe Gil-T., en su espléndida página, estos son los vínculos que establecen las diferentes especies del género formica con los licénidos:
- Formica fusta con la celastrina argiolus.
- Formica selysi, fusca, subrufa, pratensis y sanguinea con glaucopsyche alexis.
- Formica selysi, exsecta, lemani, pressilabris, lugubris y cunicularia con plebejus idas nevadensis.
- Formica subrufa con plebejus pylaon hespericus.
- Formica subrufa y rufibarbis con polyommatus icarus.
Algunas hormigas del género formica son sometidas a esclavitud por otras especies. Es el caso de la formica fusca, que es capturada por la polyergus rufescens. Estas hormigas guerreras invaden los nidos de las fuscas para robarles los huevos y las larvas, que trasladan a sus hormigueros. Allí, las víctimas de anteriores capturas se ocuparán de sacar adelante a sus propias congéneres, que en el futuro se ocuparán de excavar galerias, limpiarlas, cuidar de los huevos y larvas de sus secuestradoras y hasta de alimentarlas.
Pero incluso entre especies del mismo género se reproducen estos comportamientos; así la formica sanguínea sojuzga a la formica fusca.
Las formica son buenas "ganaderas", ocupándose del cuidado de los áfidos o pulgones, de los que extraen sus dulces secreciones.
En la fotografía puede verse una formica, con probabilidad del genero rufibarbis, pastoreando pulgones de la especie aphis fabae.

No hay comentarios:

Publicar un comentario