jueves, 22 de agosto de 2013

Araneus pallidus (Araña pálida)



Taxnomia
Filo: Arthropoda
Subfilo: Chelicerata
Clase: Arachnida
Subclase: Micrura
Infraclase: Megoperculata
Superorden: Araneides
Orden: Araneae
Suborden: Labidognatha
Familia: Araneidae
Genero: Araneus
Especie: A. pallidus
Nombre binomial: Araneus pallidus
Nombre común: araña pálida

El género araneus, denominación dada por Eugène Simon en 1904, fue conocido anteriormente como "epeira". En este género se integran las denominadas vulgarmente "arañas de jardín".
Según la base de datos de fauna europea de la Unión Europea, son veintiseis las especies de araña del género araneus que colonizan el continente:
- Alsine
- Ambagiosus
- Angulatus
- Annulipes
- Bufo
- Canestrinii
- Circe
- Corticaloides
- Crispulus
- Diadematus
- Grossus
- Hortensis
- Marmoreus
- Nordmanni
- Pallasi
- Pallidus
- Pulcherrimus
- Cuadrado
- Riloensis
- Saevus
- Sericinus
- Sturmi
- Sumavensis
- Triguttatus
- V-notatus
- Vulpinus


Según la misma fuente, once de ellas están presentes en la Península Ibérica:
- Angulatus.
- Circe.
- Diadematus.
- Grossus.
- Marmoreus.
- Pallidus.
- Cuadrado o Quadratus.
- Sericinus.
- Sturmi.
- Triguttatus.
- Vulpinus.

Existen dudas sobre la presencia de la especie ambagiosus en nuestra Península.
Las arañas pertenecientes a este género presentan diferentes tamaños, que oscilan de los casi quince centímetros de longitud a apenas tres milímetros.
Las hembras son mayores que los machos, pudiendo llegar a cuadruplicar su tamaño. Los machos son de abdomen más alargado y estrecho.
Para capturar a sus víctimas tejen telas circulares de finísimos hilos, en las que quedan aprisionadas.
Las hembras son muchos más agresivas que los machos y a sus capturas las muerden o les inyectan veneno, aunque en la mayoría de las ocasiones utilizan la mordida. Los machos suelen rehuir el conflicto, procurando escapar, en caso de pelígro; también utilizan la estrategía de hacerse los muertos.
La araneus pallidus presenta una coloración pajiza, pardusca, sobre la que destaca, en el abdomen, una cruz de tonalidad blanquecina.
La hembra viene a medir unos quince milímetros. Para poder copular, el macho, más pequeño, se situa debajo de las piezas bucales de la hembra, conocidas como queliceros. Este órgano lo utiliza la araña para morder, para sujetar el alimento y para inocular veneno. Pues bien, en muchos casos,  el macho queda atrapado en los quelíceros durante el encuentro sexual, por lo que termina siendo devorado por su pareja.



1 comentario:

  1. Tengo una de estas en mi casa!!!!!, (que miedo, por cierto) vivo en Alcalá la Real - Jaén.

    ResponderEliminar