viernes, 5 de octubre de 2007

Anthidium florentinum


Taxonomia
Reino:
Animalia
Subreino:
Eumetazoa
Filo:
Arthropoda
Subfilo:
Hexapoda
Clase:
Insecta
Orden:
Hymenoptera
Suborden:
Apocrita
Superfamilia:
Apoidea
Familia:
Apidae
Género:
Anthidium
Especie:
A. florentinum

Con la floración del romero visitan mi jardín auténticos enjambres de anthidium florentinum que pasan la jornada libando las diminutas y hermosas flores violáceas de esa planta aromática.
Me gusta escuchar en intenso zumbido que emiten estas criaturas y contemplar la velocidad e imprevisibilidad de su vuelo, que contrasta con la capacidad que tienen de quedarse suspendidas en el aire de vez en cuando, como si estuvieran contemplando el conjunto de la planta hasta decidir cuál será la siguiente flor a degustar.
Sobre la parte superior del torax, el anthidium tiene una amplia mancha negra que se prolonga por el abdomen formando una larga tira del mismo color. El resto de su cuerpo esta adornado por una sucesión de líneas amarillas y negras, semejantes a las que visten las avispas.
El envés de la cabeza, torax y abdomen está poblado de abundantes pelos de color cano.
El macho puede llegar a medir los dos centímetros y medio (vez y media el tamaño de la hembra).
El macho dispone de un harén de hembras (poliginia), lo que le lleva a desarrollar fuertes hábitos territoriales que le permitan proteger su espacio de la indeseada visita de otros insectos, de la misma u otra especie.
Resulta interesante contemplar como se abalanza sobre la hembra que está libando en una flor, para copular con ella. La sujeta fuertemente entre sus patas y se produce un contacto sexual que puede durar veinte segundos, tiempo más que suficiente para inmortalizar tan romántico encuentro con una buena fotografía.Especialmente significativa resulta la forma en la que descansan estas criaturas. Al caer la tarde se sujetan con sus fuertes mandíbulas a la extremidad de una planta, quedando profundamente dormidas con el resto del cuerpo suspendido en el aire. Esta postura puede llevar a pensar, a quienes desconocen este tipo de conducta, que están muertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario