lunes, 12 de enero de 2009

Corvus monedula (Grajilla)

Taxonomia
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Corvidae
Género: Corvus
Especie: C. monedula
Nombre binomial: Corvus monedula
Nombre común: Grajilla

Cuando Konrad Lorenz publica su obra "El anillo del Rey Salomón" lleva veinticuatro años observando y estudiando a las grajillas que anidan en el entorno de su casa en Altenberg (Sajonia, Alemania).
Pronto comprueba que, como la mayoría de los córvidos, la grajilla es un ave con un desarrollado sentido de la vida familiar y social.
En 1926 adquiere en una tienda de animales una grajilla joven a la que cría. A partir de ese momento, Lorenz y Choc (onomatopeya del sonido que emitía su amiga) nunca se separarán. Dan largos paseos campestres en los que se le plantean al córvido terribles contradicciones cuando se cruzan en su camino otras aves de su especie a las que irremediablemente seguirá, aún cuando siempre termine volviendo con su amigo.
Por el comportamiento del animal, Lorenz deduce que Choc se considera un hombre mientras tiene las patas en el suelo pero en cuanto bate las alas y emprende el vuelo es una grajilla.
Estas aves muestran una innata agresividad frente a toda criatura que porte algo negro que se mueva. Se ponen nerviosas, se inclinan hacia delante, entreabren las alas y lanzan estridentes gritos.
Lorenz comprueba en carne propia que nada ocurre cuando coge a una grajilla entre sus manos, pero si por alguna circunstancia presencia la escena otro congénere, este se abalanza sobre él como un proyectil, clavándole el pico.
En otra ocasión, sacó su bañador negro y mojado del bolsillo en que lo había guardado y una bandada de estas criaturas se abalanzaron agresivamente sobre él.Pero este comportamiento también se manifestó cuando una hembra de su especie portaba en el pico una pluma de cuervo para fabricar el nido. Confundidos, los miembros del grupo la atacaron colectivamente.
Si un hombre que mantiene una relación amistosa con este animal le crea dos o tres situaciones de tensión similares a la descrita habrá roto todo vínculo con aquél. A partir de entonces, éste y todas las grajillas del contorno le chillarán en tono amenazante cada vez que le vean.
Evidentemente, este es un comportamiento que a estos córvidos les resulta beneficioso. Cualquier rapaz desistirá de cazar a estas criaturas aunque sólo sea por evitarse el desagradable escándalo que organizan.
Estos gritos amenazantes les servirán a los pollos para aprender a identificar a sus potenciales enemigos, conocimiento que no se transmite genéticamente de padres a hijos sino que es fruto del aprendizaje.
Esto, en un corvus monedula criado fuera de su entorno natural, alejado de la compañía y enseñanzas de sus congéneres, puede resultar letal porque no mostrará ningún temor ante la presencia de un gato u otro potencial enemigo, al que considerará tan inofensivo como el hombre con el que ha convivido.
Tambien en estas aves opera la jeraquía social, pero de un modo menos dramático que en otras especies. Podría decirse que cada criatura únicamente mantiene "a raya" al que ocupa el escalón inmediatamente inferior al suyo, es decir, su más directo competidor, mostrándose condescendiente con el resto del grupo.Lorenz observó que las grajillas de mayor rango intervienen vehementemente en las disputas entre inferiores cuando adquiere tintes excesivamente violentos.
Las grajillas establecen relaciones de pareja para toda la vida. Conforman la pareja durante la primavera siguiente a su nacimiento aunque no serán capaces de reproducirse hasta la posterior. Es decir, serán "novios" durante un año.
Establecido el lazo afectivo, ya nunca se alejará el uno de la otra más allá de un metro y ambos se defenderán ardorosamente frente a cualquier agresión exterior.
Nuestro científico pudo comprobar las atenciones mútuas que se dispensan los integrantes de la pareja, ofreciéndole el macho a la hembra los mejores bocados. La hembra, a su vez, se ocupa de mantener limpio el plumaje de la cabeza de su amado. Estos gestos de afecto se van acrecentando con el discurrir de los años.
Bonita lección de vida la que supo descifrar Konrad Lorenz estudiando infatigablemente a estas maravillosas criaturas.
En mi libro Historias sobre comportamiento animal puedes encontar un capítulo dedicado a los trabajos que el Premio Nobel Konrad Lorenz realizó con las grajillas.

La zona en rojo del mapamundi delimita el territorio por el que se extiende la grajilla
Fuente del mapa de distribución de la grajilla: http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Corvus_monedula_map.jpg

1 comentario:

  1. Buenas,
    Muy muy interesante la entrada, gracias por la info.
    Saludos y enhorabuena por el buen trabajo en el blog.
    Francisco

    ResponderEliminar