viernes, 30 de julio de 2010

Crocodylus Moreletii

Taxonomia
Reino: Animalia
Phylum: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Infraphylum: Gnathostomata
Clase: Sauropsida
Orden: Crocodylia
Familia:
Crocodylidae
Subfamilia:
Crocodylinae
Genero: Crocodylus
Especie: C. Moreletii
Nombre comun: Cocodrilo de pantano, cocodrilo pardo, lagarto negro, lagarto pantanero.

Sería el naturalista francés Morelet quien a mediados del siglo XIX descubriera esta nueva especie de cocodrilo, de hasta tres metros y medio de longitud.
El crocodylus moreletii, prefiere las aguas dulces de ríos y pantanos, lo que no es óbice para verle desenvoverse por las zonas costeras y manglares del sureste mexicano (donde se encuentra el 85 por 100 de la población total del planeta) hasta Belice y Guatemala. Comparte hábitats con el Crocodylus acutus (cocodrilo americano).
De hábitos preferentemente acuáticos, también es capaz de desplazarse por tierra firme, aunque con mayor dificultad que en el agua. Tiene la cabeza ancha y el morro redondeado.
El adulto es carnívoro, capturando y engullendo a sus víctimas prácticamente sin masticar; como fuente de alimentación no desdeña las crías de su propia especie. Llegado el caso, tampoco desprecia la carroña. Los ejemplares jóvenes se alimentan de insectos, moluscos y pequeños peces y mamíferos.Al comienzo del verano, la hembra deposita en cada puesta varias decenas de huevos (hasta cuarenta y cinco), que eclosionan transcurridos casi tres meses (unos ochenta días). Tras el nacimiento, resulta curioso ver como la madre instala a las crias en el interior de su boca para trasladarlas hasta el agua.
Los ejemplares jóvenes alcanzan la madurez sexual al cumplir la década.
Aunque en la actualidad, el cocodrilo de pantano todavía se encuentra en peligro de extinción, ha experimentado una notable recuperación si comparamos su número actúal con las poblaciones que quedaban mediada la centuria del siglo XX. Y es que en el pasado se vio sometido a una importante presión cinegética ya que su piel es muy apreciada para la confección de bolsos o zapatos. A esto debe añadirse que en alguna zonas del planeta los humanos utilizan los huevos de estas criaturas como alimento.
En la actualidad se está trabajando en la cría en cautividad de la especie para el uso comercial de su piel. En Sinaloa, en las cercanías de Culiacán, hay una empresa que se dedica a esta actividad, concentrándose en la misma más ejemplares que el conjunto de los que viven en libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario