viernes, 16 de diciembre de 2011

Panthera onca (Jaguar, tigre americano, ocelote)


Taxonomia
Reino: Animalia
Subreino: Eumetazoa
Superfilo: Deuterostomia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Infrafilo: Gnathostomata
Superclase: Tetrapoda
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Eutheria
Superorden: Laurasiatheria
Orden: Carnivora
Suborden: Feliformia
Familia: Felidae
Subfamilia: Pantherinae
Género: Panthera
Especie: P. onca
Nombre binomial: Panthera onca
Nombre comun: Jaguar, tigre americano, ocelote

El jaguar el la única especie del género panthera con presencia en el continente americano, extendiendo su campo de acción desde la frontera norte de México hacia el sur, ocupando importantes territorios del cono Sur. Practicamente desaparecido de los Estados Unidos, quedan algunos reductos de la especie en el Estado de Arizona a pesar de que se estima que en el pasado extendía su campo de acción hasta el actual Estado de Pensilvania, al noreste del país, en la frontera con el Estado de Nueva York.
Sus dimensiones son variables, con una longitud comprendida entre los ciento cincuenta y los ciento ochenta centímetros, a los que habrían de incrementarse los aproximadamente setenta centímetros de cola. En el peso todavía se aprecia más el contraste, ya que puede oscilar de los cuarenta a los cien kilos, aunque se han identificado ejemplares que superaban los ciento cincuenta kilos. Las hembras son algo menores que los machos.

Aunque puede adaptarse a otro tipo de terrenos, sus preferidos son los selváticos con elevados índices de humedad y cursos fluviales, por los que gusta desplazarse nadando. Su especial constitución física le permite moverse sin mayores dificultades por el suelo y por el agua y trepar a los árboles con facilidad.
Como el resto de felinos, está especialmente dotado para la caza. Es solitario, astuto, ágil, rápido y silencioso. Sus poderosas mandíbulas le permiten atravesar el cráneo de sus víctimas y hasta el caparazón de las tortugas. Unicamente la mordida de la hiena supera la potencia de la del jaguar. Sus horas preferidas de caza coinciden con el amanecer y el ocaso.
En los trópicos la hembra se muestra receptiva durante todo el año. El embarazo dura algo más de tres meses y puede parir hasta cuatro crías que, al nacer, apenas llegan al kilo de peso. Las crías permanecerán al cuidado de su progenitora hasta los dos años aproximadamente, edad en la que ya han alcanzado la madurez sexual.
El ciclo vital del jaguar es relativamente corto, de unos diez años en estado salvaje. En cautividad pueden llegar a doblar esa edad.
Aunque la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UINC) no la considera una especie amenazada, en los distintos países en los que está presente se le ha declarado especie protegida, a pesar de la cual su futuro es incierto, ya que el jaguar no es especialmente estimado por los campesinos y ganaderos y su hábitat va reduciéndose día a día. Se calcula que su número no sobrepasa los cincuenta mil.
En el pasado, la pantera fue sometida a una terrible presión humana, ya que su piel tenía un alto valor comercial y además era un importante competidor para quienes se dedicaban a la actividad cinegética.
Entre los jaguares no es infrecuente que algunos ejemplares presenten una coloración totalmente negra, lo que se denomina melanismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario