martes, 6 de mayo de 2008

Cerambyx scopolii

Taxonomia
Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Suborden: Polyphaga
Superfamilia: Chrysomeloidea
Familia: Cerambycidae
Subfamilia: Cerambycinae
Género: Cerambyx
Especie: Cerambyx scopolii

En la Península Ibérica se dan cuatro especies de cerambyx:
- Cerambyx cerdo mirbeckii
- Cerambyx welensii
- Cerambyx scopolii
- Cerambyx miles
Los dos primeros son de hábitos crepusculares o nocturnos, mientras que el cerambyx miles se consideraba que era de presencia improbable en Aragón, si bien se ha localizado algún ejemplar en el prepirineo aragonés, en el embalse de la Peña.
El más frecuente de los cuatro es el cerambyx scopolii. El Cerambyx cerdo es de un intenso color negro que va mudando al caoba conforme se aproxima al extremo de los elitros.
El ejemplar de las imágenes se fotografió el día 26 de abril de 2008 en el Santuario de la Misericordia (Borja), libando en un lilero en el que permaneció desde primeras horas de la mañana hasta el atardecer.Los coleópteros llamados en general Cerambyx son unos escarabajos de gran tamaño (hasta más de 5 cm de longitud, sin contar sus largas antenas, por más de 1 cm de anchura.), muy frecuentes y conocidos en nuestros montes de encinas y alcornoques, y cuyas larvas se alimentan de la madera de estos árboles. Existen varias especies que atacan al alcornoque, siendo las más frecuentes en Extremadura las del mismo género Cerambyx. El color del adulto es marrón Oscuro, aclarándose hacia el extremo posterior. La hembra es un poco mayor que el macho, y se distingue fácilmente por la longitud de sus antenas, menor que la del cuerpo, mientras que en el macho son más largas; en ambos casos poseen 10 artejos. En la boca presenta unas fuertes mandíbulas, así como uñas en las patas, que le ayudan a trepar y a sostenerse sobre la corteza de los árboles. Las larvas de este insecto son blancas o algo amarillentas,y de tamaño enorme (hasta 9 cm de longitud), superando en el momento de máximo desarrollo el tamaño de los insectos adultos o imagos. Su forma es cilíndrica, estrechándose hacia los extremos. Tiene segmentos corporales muy marcados y una cabeza con placa córnea negra y también con mandíbulas fuertes y aserradas. La pupa es grande y de color que se va oscureciendo progresivamente. Algunos autores dan como la especie más frecuente en Extremadura a Cerambyx welensii, siendo C. cerdo mucho más rara, aunque este punto está todavía por confirmar. La primera se caracteriza, entre otros aspectos, por su abdomen con lados bastante paralelos, mientras que en C. cerdo es más cónico. Además de éstas, podemos encontrar a menudo la especie Prinobius germari. Se distingue por la menor longitud de sus antenas, que nunca sobrepasan la longitud del cuerpo y por su abdómen más ancho y rectangular. Los adultos aparecen a finales de primavera, en verano o a principios de otoño, algunos invernantes del año anterior, y otros recién emergidos. Ponen los huevos en el interior de la corteza de encinas, alcornoques y, menos frecuentemente, otros árboles, desarrollándose las larvas en las capas exteriores del árbol y luego penetrando hacia el interior de la madera. Realizan largas y gruesas galerías, cada vez más anchas, durante varios años (dos o tres) hasta que llega el momento de la pupación, en una cámara del interior del tronco, tras lo cual aparecen los adultos, desde finales de la primavera a comienzos del otoño. Se puede detectar a veces la presencia del insecto por la salida de derrames de savia de color oscuro en el periodo de actividad del árbol, o de serrín, a menudo a través de los grandes agujeros que se originan al salir el insecto adulto. El daño que ocasionan estos insectos a los árboles es sobre todo en la madera, de la cual se alimentan sus larvas. Atacan sobre todo a árboles enfermos o decrépitos, preferiblemente a aquellos con grandes heridas de podas, descorches o desgarros de ramas, que facilitan la penetración de la larva al no existir las capas exteriores. El interior del tronco va quedando cada vez más surcado de galerías y más hueco, hasta que llega un momento en que puede llegar a partirse fácilmente con el viento o por su mismo peso. También, estas galerías pueden ser lugar de entrada de hongos y enfermedades en el árbol. En cualquier caso, el daño económico que supone el Cerambyx es escaso, ya que no suele atacar a árboles sanos. Además, su acción ayuda a la descomposición de la madera muerta en los montes de quercíneas mediterráneas. Cuando aparece en exceso, suele deberse a una mala gestión del alcornocal, con podas excesivas o sacas poco cuidadosas. Para controlar su proliferación excesiva, basta normalmente con mantener el alcornocal o el encinar en un buen estado de salud, sin grandes heridas de poda o de una mala saca del corcho y, en caso de plaga grave declarada,eliminando los árboles muertos o moribundos. Tiene diversos enemigos naturales, entre los cuales destaca el pájaro carpintero, que se alimenta de sus larvas cuando puede tener acceso a sus galerías. También animales como zorros, rapaces nocturnas, erizos y otros se alimentan de los adultos, y presenta además diversos parásitos. Hay que recordar que la especie Cerambyx cerdo está protegido en toda Europa por el Convenio de Berna. Ficha técnica Nombres vulgares: Cerambyx, Gran capricornio de la encina, Capricornio del alcornoque, Banya Ricart (Catalán) Nombres científicos: Cerambyx cerdo L., C. welensii (Küster), Prinobius germari (Dejean) Familia: Cerambycidae. Sinónimos: Cerambyx heros Scop., C. luguber (Voet), C. velutinus Brullé, Hammaticherus heros (Scop), H. welensi Küster, Macrotoma scutellare Germ, M. germari Dejean. (estos dos últimos para Prinobius). Distribución: Europa o Mediterráneo (según especies). Fuente: http://www.iprocor.org/Publicaciones/trabapostinfo/plagas/2CERAMBYX.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario