jueves, 9 de septiembre de 2010

Giraffa camelopardalis (Jirafa)


Taxonomia
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Giraffidae
Género: Giraffa
Especie: G. camelopardalis
Nombre binomial: Giraffa camelopardalis
Nombre común: Jirafa

La jirafa, que presenta como característica morfológica mas distintiva la considerable longitud de su cuello ligeramente crinado, únicamente está presente en limitadas zonas de África, donde algunos investigadores distinguen hasta un total de seis subespecies, cuestión controvertida ya que los últimos estudios genéticos han llevado a afirmar a algunos científicos que, mas que de subespecies, debe hablarse de la existencia de un mínimo de cuatro especies de jirafas, que no establecen cruces sexuales entre sí aunque compartan hábitat.
Los machos de este hermoso herbívoro pueden superar los cinco metros de altura y los mil novecientos kilos de peso; las hembras apenas alcanzan los cuatro metros y medio de altura y los mil doscientos kilos de peso.
La jirafa está provista de cuatro poderosas patas -mas largas las delanteras- que concluyen en pies dotados de dos dedos con pezuña. Utiliza las patas como eficaz arma defensiva, ya que con ellas puede propinar contundentes coces, capaces de acabar con la vida de un león, su depredador mas habitual.Los conflictos sexuales entre machos los resuelven golpeándose con el cuello.
La jirafa presenta tres cuernos en la cabeza, uno de ellos situado en medio y delante de los otros dos; posee una enorme lengua extensible, que puede rebasar el medio metro de longitud.
Es un animal gregario, con tendencia a formar grupos no muy estables de varias decenas de ejemplares, aunque en la última etapa de su vida, que puede alcanzar el cuarto de siglo, prefiere el aislamiento. Es un animal rápido, capaz de superar los cincuenta kilómetros por hora.
La hembra pare una cría tras quince meses de gestación. Al nacer mide casi dos metros y pesa unos cincuenta kilos.
Sus hábitat naturales son la sabana, el bosque no muy cerrado y los espacios abiertos con vegetación arbórea de las especies acacia, comiphora y terminalia, de cuyas hojas se alimenta.
La jirafa dedica poco tiempo al descanso (apenas duerme un par de horas al día, distribuidas en cortos espacios de varios minutos de sueño) y casi veinte horas a la alimentación. En las horas de mayor insolación es frecuente ver a este rumiante dando cuenta de las hojas de los árboles, ya que es momento de escasa actividad para los carnívoros. Puede pasar grandes periodos de tiempo sin beber agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario