miércoles, 6 de agosto de 2008

Capra pyrenaica (Cabra montes. Cabra pirenaica)

Taxonomia
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Bovidae
Subfamilia: Caprinae
Género: Capra
Especie: Capra pyrenaica
Nombre vulgar: Cabra pirenaica

Originario del centro y el oeste de Asia, este bóvido colonizó hace unos siete millones de años (en el Plioceno) buena parte de África y de Europa.
De menor tamaño que el ciervo, la cabra pirenaica es uno de los animales más significativos de la península Ibérica. Dentro de la especie Pyrenaica se integran las siguientes subespecies: hispánica (cabra montés levantina), lusitánica (cabra montés portuguesa o Mueyu, extinguida a finales del siglo XIX), pyrenaica (cabra montés de los Pirineos o Bucardo, extinguida en el año 2000) y victoriae (Cabra montés de Gredos).
La diferencia fundamental entre el macho y la hembra se localiza en la cornamenta, que en el primero es grande, poderosa, sin ramificar y orientada hacia el lomo, en tanto que la hembra está dotada de una minúsculos cuernos. Otros rasgos distintivos del macho son su mayor volumen corporal y la barba característica de la especie.El macho suele tener una longitud de 1,20 metros y pesa entre cincuenta y sesenta kilos; la hembra no sobrepasa el metro y su peso es de algo más de la mitad que el del macho.
En un animal prototípico de la montaña, ocupando diversas cordilleras hispánicas. Así, puede verse en el Valle de Ordesa o en las Sierras de Cazorla y de Gredos.
El macho dispone de un harén que protege encarnizadamente de sus potenciales rivales. Iniciada la época de celo, desde finales del otoño a principios del invierno, es habitual ver violentos enfrentamientos entre los machos que, sosteniéndose sobre las patas traseras, toman impulso y golpean con fuerza su cornamenta con la de sus adversarios.
Cinco meses después de la monta, las hembras paren de una a dos crías que amamantan durante unos seis meses.
Fuera de la época de reproducción los machos forman manadas de unos treinta ejemplares, al igual que las hembras, que se agrupan entre sí con sus crías.
No es un animal migratorio pero si muestra tendencia a realizar largos desplazamientos durante el invierno. Especialmente dotado para desenvolverse por terrenos escabrosos, se mueve por territorios pedregosos con un importante grado de desnivel, realizando grandes y vistosos saltos entre rocas.
La cabra es un herbívoro menos exigente que otros bóvidos en lo que se refiere al tipo de alimentación, habiéndose adaptado a los arbustos correosos propios de los terrenos secos y montañosos.
El hombre ha cazado este animal desde antiguo, siendo habituales este tipo de escenas en las pinturas rupestres. En la actualidad gozan de una particular protección, lo que no impide que anualmente se permita realizar un número limitado de capturas cinegéticas.
Huyendo precisamente de la presión ejercida por el hombre, la cabra trasladó su hábitat desde los fértiles valles hasta las zonas montañosas más escarpadas e inaccesibles.

1 comentario:

  1. Y estas fotos? No las había visto, pero son muy bonitas.
    Un beso

    ResponderEliminar