viernes, 1 de agosto de 2008

Ovis aries (Oveja)


Taxonomia
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Bovidae
Subfamilia: Caprinae
Género: Ovis
Especie: O. aries
Nombre binomial: Ovis aries
Nombre vulgar: Oveja

Se cree que el origen de la oveja doméstica fue resultado del cruce del muflón con el urial y el argali. Su domesticación se llevó a cabo en el Próximo Oriente en el noveno milenio antes de Cristo, llegando a constituir un elemento económico de primer orden en la historia de la humanidad, ya que de siempre se ha utilizado su carne y su leche como alimento y la lana y la piel para la fabricación de tejidos y cuero. Uno de los derivados de su leche es el queso, un alimento muy apreciado.En Extremadura a esta especie se la conoce habitualmente como "borrego", término que se extendería por toda la América hispana. La hembra es la oveja, sus crías son los corderos y el macho es el carnero, dotado de grandes cuernos, curvados en espiral.
Pueden llegar a vivir unos veinte años y se agrupan en rebaños. Su periodo reproductivo suele ser de diez años. La oveja pare, a los cinco meses de haber quedado preñada, una o dos crías. En algunos lugares de España se considera un manjar la cría lechal (la que aún no ha sido destetada) y se le llama cordero lechal o ternasco.
En los pueblos semitas (árabes y judios) este animal es elemento esencial de su cultura, siendo objeto de sacrificio en las fiestas religiosas, como ocurre con la llamada "fiesta del cordero".
Las extremidades de la ovis aries acaban en pezuñas, por lo que forma parte de los ungulados rumiantes o rumiadores de comida. Tiene una longitud de metro y medio y puede llegar a pesar doscientos kilos.Buena parte de la cría de este ganado se destina a la producción de lana. Especialmente apropiada para esta finalidad es la raza merina, originaria de Asia e introducida posteriormente en África. En España la introdujeron los romanos y en siglos pasados fue un auténtico motor de la economía peninsular, donde los contrastes de la temperatura, con inviernos fríos en la montaña y nieves que ocultan los pastos y suaves en el llano, con abundante pastizales, dieron lugar a un modelo de producción sustentado en la trashumancia o grandes desplazamientos territoriales del ganado a la busqueda de pastos. Esta movilización del ganado se realizaba a través de caminos reservados en exclusiva y que recibían (y reciben, pues todavía existen y están operativos) el nombre de cañadas reales y que atraviesan España por sus cuatro puntos cardinales. Estos caminos se instituyeron en el siglo XIII por Alfonso X el Sabio, que creó el Concejo de la Mesta o agrupación de ganaderos, que llegaron a tener una grandísima influencia.
Para hacerse una idea de su importancia económica, baste citar el dato de que en el mundo hay actualmente una población de unos dos mil millones de ovejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario