viernes, 13 de enero de 2012

Mustela putorius furo (Huron)


Taxonomia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Infrafilo: Gnathostomata
Clase: Mammalia
Orden: Carnivora
Suborden: Caniformia
Familia: Mustelidae
Genero: Mustela
Especie: M. putorius furo
Nombre trinomial: Mustela putorius furo

Existen, a saber, diecisiete especies de mustélidos, de las cuales están presentes en la Península Ibérica el armiño, la garduña, el visón, la comadreja, el turón y el hurón.
De pequeño tamaño, carácter vivaz y curioso, cuerpo delgado, alargado y velludo, han desarrollado una extraordinaria habilidad para internarse en las madrigueras y oquedades, en donde capturan a sus victimas, razón por la que se les considera excelentes cazadores.
Dentro de la especie mustela putorius, o turón, se distinguen dos subespecies en la Península Ibérica: la putorius, propia de las tierras del norte, y la aureolus, que coloniza el sur del solar hispano. Se diferencian por la tonalidad del pelaje, algo más claro en la subespecie aureolus.
El turón desarrolla su actividad durante todo el año, mostrándose especialmente activo durante las horas comprendidas entre el ocaso y el alba.
Contrariamente a lo que pudiera creerse, sus capacidades visuales son limitadas, disfrutando, por el contrario, de un excelente sentido del oído y de un buen olfato.
Es de cuello y cuerpo en general alargado, mostrando tendencia a curvar el lomo hacia el cielo cuando camina. Las patas son cortas. De la punta de la cabeza al extremo de la cola, un macho puede llegar a medir 70 centímetros y a pesar un kilo. Las hembras apenas alcanzan los ochocientos gramos.
A pesar de su fascinante aspecto, es un animal de hábitos poco higiénicos, no prestándole atención alguna al aseo personal o al cuidado de la madriguera, despidiendo un olor muy desagradable; la situación se ve agravada con el mecanismo de defensa que utiliza para espantar a sus potenciales enemigos y que consiste en segregar, a través de unas glándulas anales, un olor pestilente.
Se trata de un animal solitario, que sólo busca el contacto con otros congéneres en época de celo (entre febrero y abril), momento en el que pueden producirse violentos combates entre machos que compiten por la misma hembra. El ganador muerde a la hembra por el cuello mientras copula. El periodo de gestación viene a durar un mes y medio. La hembra puede parir hasta una docena de crías.
Sus habitos alimentarios son muy variados, incluyéndose entre sus fuentes nutricias los roedores, anfibios, moluscos terrestres, invertebrados, huevos, etc., siendo el conejo su presa favorita.
En cuanto a sus enemigos, deben citarse las serpientes de mayor tamaño, los cánidos y las rapaces nocturnas. El hombre también puede convertirse en su enemigo, pues,cuando el hambre apremia, el turón no duda en asaltar los gallineros, haciendo auténticos destrozos.
He querido hacer esta amplia referencia al turón porque de él proviene una subespecie domesticada por el hombre desde hace más de dos milenios. Se trata del hurón o mustela putorius furo.
Aunque en un principio, el hombre lo utilizó para proteger sus graneros de las plagas de ratas y ratones, pronto descubrió que sus excelentes aptitudes para la caza podía aprovecharlas para proveerse de carne de conejo. De hecho todavía en la actualidad se continua utilizando está técnica de caza, sin amparo legal en muchos países.
El hurón es una buena mascota, ya que le gusta compartir su tiempo de actividad y sus juegos con el hombre. No obstante, ha de tenerse en cuenta que se trata de un animal muy dormilón, que suele dedicarle al sueño hasta dieciocho horas diarias.
Al igual que el resto de los mustélidos, puede ser transmisor de rabia, por lo que ha de ser vacunado convenientemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario