jueves, 5 de enero de 2012

Tursiops truncatus (Delfin mular. Delfin nariz de botella. Tonina)



Taxonomia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Infrafilo: Gnathostomata
Clase: Mammalia
Orden: Cetacea
Suborden: Odontoceti
Superfamilia: Delphinoidea
Familia: Delphinidae
Subfamilia: Delphininae
Genero: Tursiops
Especie: T. truncatus
Nombre binomial: Tursiops truncatus
Nombre comun: Delfin mular. Delfin nariz de botella. Tonina.

Especie altamente sociable, esta cualidad opera en perjuicio del delfín mular, ya que su temperamento apacible y su inteligencia, la mayor del reino animal después del hombre, determinan que un considerable número de ejemplares se vea privado de libertad para ser utilizado en los espectáculos públicos que organizan los delfinarios. También se utiliza a la especie con fines tereapeúticos, favoreciendo la interrelación de estas criaturas con niños con problemas en el sistema nervioso central. A este tratamiento se le denomina delfinoterapia.
Mucho se sabe de los delfines. Desde hace décadas, los científicos vienen estudiando sus costumbres y comportamiento, su coeficiente intelectual y la capacidad de relacionarse los miembros del grupo a través de un lenguaje propio.
Se conocen más de treinta especies, que colonizan las aguas templadas y cálidas de todo el planeta.
El delfín mular es un excelente nadador, capaz de alcanzar, durante cortos periodos de tiempo, velocidades de más de treinta kilómetros por hora. Su desplazamientos resultan muy vistosos, ya que periódicamente dan grandes saltos, sacando la totalidad de su cuerpo fuera del agua. Suele moverse por aguas poco profundas y próximas a la costa.
Su peso ronda los cuatrocientos kilos y puede llegar a medir cuatro metros. Sus características morfológicas más significativas son la aleta dorsal y un morro alargado y estrecho.
El delfín mular, al igual que ocurre con el resto de cetáceos, dispone de un espiráculo o respiradero en la parte superior de la cabeza, del que se sirve para obtener fuera del agua el aíre que necesita para vivir. Es por ello que cada varios minutos (entre cinco y ocho) tiene que sacar ese aparato nasal a la superficie, lo que le condena a tener un sueño muy ligero.
Machos y hembras tienen diferentes comportamientos sociales.
Varias hembras y sus crías suelen formar vainas o pequeños grupos integrados por hasta una docena de sujetos, aunque es habitual que se produzcan concentraciones de vainas con varios cientos de ejemplares. Los machos forman asociaciones de dos o tres elementos y periódicamente se integran en alguna vaina.
No se sabe muy bien por qué pero lo cierto es que el delfín mular muestra tendencia a proteger a seres humanos en peligro. Se han constatado casos en los que han evitado que estos fueran atacados por peligrosos tiburones. Este temperamento protector también se manifiesta entre los miembros de la especie. A pesar de lo dicho, en primavera son frecuentes los conflictos entre machos que se disputan los favores de alguna hembra en concreto.
No es una especie prolífica, debido a que el periodo de gestación dura casi un año y a que paren una única cría cada dos o tres años. Merece la pena dejar constancia de los cuidados que dispensan a las parturientas las otras hembras del grupo, a las que se denomina "tías". No sólo ayudan durante el alumbramiento; además empujan a la cría recién nacida hasta la superficie para que pueda respirar por vez primera.
El delfín mular carece prácticamente del sentido del olfato, habiendo desarrollado grandemente los del oído y la vista. De hecho, esta criatura se orienta emitiendo ultrasonidos para escuchar su rebote o eco, algo semejante a la tecnología del sonar utilizada por los humanos.
Se alimenta de pescados, cefalópodos y crustáceos que captura en solitario o en grupo.
Algunos países todavía se dedican a la captura del delfín con fines comerciales, realizando auténticas masacres. El ejemplo más significativo es el de Japón.
Las imágenes que se muestran en esta página las tomé en el otoño de 2011 en el Oceano Atlántico, cerca de la costa tinerfeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario